Tú el sexo y cia

El sexo… ¿ Alguna vez te has puesto un espejo entre las piernas para explorar vuestros genitales ? Se dice del clítoris que tiene ocho mil terminaciones nerviosa y que su única función es la de dar placer. El pene es el órgano masculino utilizado para la micción y la relación sexual. Y posiblemente, entiendas que es lo único del cuerpo que puede sentir placer, pero no, tranquilo/a no voy se que sabes que cuando hablo de CIA, hago referencia a fantasías.

Helen Kaplan nos regaló dos frases que pasarán a la posteridad,  la primera hace referencia, el cerebro es el órgano sexual más potente, la segunda, hace referencia la importancia que tienen las fantasías en la sexualidad.

Dos frases importantes acuñó la sexóloga Helen Kaplan a lo largo de sus años de trabajo: la primera es la del título y la segunda es “la excitación es mitad fricción y mitad fantasía”, por lo tanto vemos la importancia que las fantasías tienen en la sexualidad.

Si nos damos cuenta, en el trastorno de interés/excitación hay ausencia de fantasías o pensamientos eróticos o sexuales, o si los hay son muy reducido.

¿Porqué?

Si nos fijamos en la definición de sexualidad de la OMS:  La sexualidad es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidad de y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual.

Se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales”.

El Sexo y Fantasía imposible

Suele suponerse que una fantasía sexual está asociada a algo imposible lo cual no siempre es así, sino más bien tiene que ver con algo que nos estimule y genere deseo sexual.

Y ahí entran en juego, los valores morales, culturales, ética y religiosos, espirituales o sociales. Esta representación mental nos permitirá conectarnos más con el placer y la sexualidad.

Trabajar tus fantasías

No voy a decirte tranquila o tranquilo, eso al final genera Ansiedad, las fantasías sexuales pueden trabajarse, al igual que las habilidades sociales, que se pueden extrapolar a la pareja. ¿Qué son?

  1. Asertividad: habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Es decir, no pasa nada por poner límites a tu pareja, por ejemplo: cuando le dices a tu pareja que por favor, no te moleste cuando estás en la peluquería. O incluso, cuando pactáis la educación de los nenes, e incluso cuando programáis el sexo y te pregunto; mejor programar o mejor que surja.
  2. Escucha activa: manera de comunicarnos en donde se pretende hacerle saber a la persona que nos está comunicando algo que realmente se le está atendiendo y comprendiendo.
  3. empatía: capacidad de ponerse en los zapatos de la otra persona.

Intenta escucharte, ponle atención a tus sensaciones, fantasías con las que te sientas cómoda. No te exijas, simplemente siente. Toma algunos consejos.

 

 

Compártelo si te ha insteresado

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad